La Gratitud

Este último mes del año, la invitada especial es la Gratitud. Este sentimiento, al igual que el Amor, tienen una alta frecuencia vibratoria y entre más estemos en un estado de gratitud consciente, más se eleva la frecuencia dentro de nosotros. Todo en este Universo vibra a una frecuencia diferente, y eso puede ser muy obvio por ejemplo en las diferentes vibraciones de los sonidos o de los colores; así mismo, cada órgano y cada sistema de tu cuerpo vibran en diferentes frecuencia, cada individuo vibra en diferente frecuencia. Cuando estamos en Gratitud y en Amor, la frecuencia vibratorio de todo nuestro sistema cuerpo-mente-alma es invitada a elevarse porque a las células que lo conforman les atrae la armonía que genera esa vibración, mientras que cuando estamos en miedo, en ansiedad, en angustia, en estrés, la frecuencia vibratoria es muy baja, similar a la de los virus y bacterias.  Esta es la razón por la que decimos que se nos bajan las defensas ante el estrés – abrimos el sistema a conectar con la frecuencia de los causantes de enfermedad y mal-estar.En general, nos resulta más fácil recordar las cosas bellas que nos pasan; es algo que nos han enseñado todas las filosofías, las religiones, la cultura. Y es muy importante – Así que aquí está la primera propuesta de este mes – Te invito a que cada día de este mes, te regales un espacio de solo 3 minutos y comiences a hacer una lista de todo lo bonito en tu vida. Ve tan atrás como tengas recuerdos y haz tu lista – En diciembre 31, puedes hacer un ritual con tu familia, y leer apartes de tu lista que consideres que son pertinentes y ofrecer al año nuevo tu Gratitud por todo lo bello que ha acontecido en tu vida. Este experimento te invita a que al menos haya 100 cosas bellas en esa lista al final del mes.

 

Algunos ejemplos para darte un punto de partida: el milagro que llevo a tu concepción y tu nacimiento, el respirar sin esfuerzo alguno, tener manos para sentir a los seres que amamos, abrir los ojos en la mañana, deleitarnos con el sabor de un mango que alguien más se dio a la tarea de cultivar para nutrir nuestro cuerpo, la sonrisa de tus hijos o de tu pareja, el calorcito debajo de la cobija en una noche fría … y así!

 

Ahora, el otro lado: somos capaces de agradecer los eventos o a las personas que nos han creado mal-estar, confusión, dolor, discordia?  Este es un ejercicio que hice algunos meses y te lo comparto, para invitarte también a que este mes, en otra lista puedas dar gracias por lo que no, por lo que menos y por lo que tampoco. Por lo que dolió, por lo que te frustro, por lo que te llevo a momentos de desesperación, desolación y depresión. A continuación te comparto mi reflexión, por si te resulta útil:

 

Gracias, por la desolación que he experimentado en distintas etapas de mi vida porque me lleva a encontrar la fortaleza para explorar maneras de transformarla en perdón, compasión y alegría.

 

Gracias, por el desconcierto en tantos momentos que me llevan a encontrar fuentes de fuerza interior, claridad, quietud y sosiego.

 

Gracias, por el desasosiego ante el miedo que trae la incertidumbre y que se aloja en mi mente en tantos episodios de la vida, moviendome a darle la bienvenida al no saber, al caos, a la sorpresa de lo que el futuro puede traer y a vivir en la base sólida del saberme un ser Espiritual haciendo una preciosa experiencia humana

 

Gracias, por el desagrado ante las reacciones agresivas o inesperadas de las personas en mi vida y por las mías propias porque me muestran la oscuridad dentro de mi para luego encontrar que solo requiere un poco de luz para iluminarla y transformarla en paz, sabiduría y amor.

 

Gracias, por el desorden generado por el cambio y por la transformación, porque me ha movido de mis zonas de comfort. mostrándome la vulnerabilidad que me lleva  a explorar zonas mágicas, inesperadamente espectaculares e inimaginables.

 

Gracias, por el desencuentro que he sentido conmigo misma, por no comprenderme y por no aceptarme, porque me lleva a sentir lo que siento, a darle la bienvenida a las emociones humanas, a abrazarlas para darles su espacio hasta que ya puedan moverse y darme de nuevo el espacio para encontrar una nueva manera de mirarme.

 

Gracias, porque desde que PSYCH-K me regala cada día unos ojos nuevos con que mirar la vida y con qué mirar-ME, puedo aceptar la luz y la oscuridad en este bello planeta y dentro de mi en iguales condiciones. Con mis ojos nuevos, puedo reconocer mi imperfecta Humanidad en la que es tan evidente la perfecta Divinidad de mi Origen, del origen de todo. 

 

Gracias, porque ahora me pasa así como con esas imágenes que te dicen que hay dos caras y al inicio solo puedes ver una, pero cuando ya ves las dos, no puedes dejar de verlas. 

 

Y podría continuar por horas y horas expresando la gratitud que hoy se rebosa en mi cuerpo, en mi alma, en mi mente… así que mejor voy a parar aquí.  

 

Si te gusta la idea, compartenos tu lista del claro-oscuro de tu vida y te vamos a regalar una bonita meditación de Gratitud

 

Este estado de gratitud nos pone en contacto con el amor de la Divinidad que se aloja dentro de ti, a la que puedes llamar Gran Espíritu o Gerente interior, Yo superior o Motor interior, Intuición o Espíritu Santo, Fuentes inteligentes que se juntaron para crear el mundo o Sabiduría innata que se manifiesta en una vocecita dentro de ti! Ponle el nombre que le quieras poner y escúchate. Y asi, como dice Wayne Dyer, nos hacemos conscientes que tenemos el honor de alojar al Gran Espíritu y así logramos ir liberándonos cada día más de estar atrapados en el Ego

Me despido hoy, con un Abrazo lleno de Azul Esmeralda de mi alma a lo más bonito de la Tuya

 

2 Comments

  1. Marina el enero 4, 2019 a las 5:06 pm

    Apenas tuve la oportunidad de leee este hermoso gesto! Que me da la oportunidad de comenzar a meditar sobre mi vida
    Agradezco mucho la oportunidad y mil veces le digo que por favor me ayude
    Soy una mujer llena de conflictos!!
    Y quiero modificar esto que arruina mi vida y la de los que rodean
    Gracias Marta

Deja un comentario